Grasas saludables

¿No os pasa que cada vez que escucháis o leéis la palabra grasa, automáticamente pensáis que es mala? Que engordan, afectan al colesterol… Pues resulta que no hay nada como las grasas saludables, que con las que encontramos en alimentos como el aguacate, el salmón o la mantequilla de cacahuete.

Entonces, ¿no engordan?

Es cierto que las grasas contienen más calorías por gramo, pero también te harán sentir más lleno y comerás menos. Además, son una fuente de energía enorme y ayudan al cuerpo a absorber vitaminas liposolubles como las vitaminas A, D, E y K.

Las grasas Omega-3 (que se encuentran en el salmón y otros pescados grasos) son importantes para el funcionamiento óptimo del corazón, el cerebro y el sistema nervioso.

¿Y cuáles son las grasas que debemos evitar?

Las grasas se presentan en dos formas, saturadas e insaturadas. Las insaturadas son aceites y las saturadas son sólidas. El tipo de grasas a evitar son las ‘trans’, un tipo de grasas artificial que se encuentra en la comida basura y los aceites hidrogenados. Es imprescindible comprobar las etiquetas de los alimentos (aunque debemos tener en cuenta que los fabricantes no tienen la obligación de incluir este tipo de grasas en la información nutricional siempre y cuando la concentración no exceda de 0,5 gramos por porción).

Algunos alimentos con grasas saludables

Nueces. Tienen ácido alfa-linolénico (ALA), un tipo de grasa Omega-3 que ayuda a prevenir enfermedades cardíacas.

Aceitunas. Como contienen grasas monosaturadas y esteroles de plantas, pueden reducir colesterol.

Aguacates. Su cremosa textura se debe a las grasas mono-saturadas, contienen fibra que ayuda al sistema digestivo y te hacen sentir lleno. También contienen potasio y vitamina C.

Mantequilla de cacahuete. Te mantendrá lleno durante mucho tiempo, debido a que las grasas no saturadas tardan más en ser digeridas. Está repleta de proteínas, pero debes tomar solamente las mantequillas de cacahuete naturales sin azúcares o sabores añadidos.

Salmón. Contiene DHA y EPA, dos tipos de grasas Omega-3 que pueden reducir la inflamación y el riesgo de padecer cáncer de piel y enfermedades del corazón. Otros pescados ricos en DHA y EPA son la trucha, la caballa o las sardinas.

 

Uso de cookies

Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las "cookies". Sin embargo, puedes cambiar la configuración de "cookies" en cualquier momento.

Aceptar